Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

LA CARNE RUSA

Mientras mi cuerpo resiste a un resfriado de verano y a través de los auriculares me reconforta el espíritu la voz inmortal de María Callas, me dispongo a compartir una experiencia gastronómica reciente y que de paso, me da pié a enredarme por los vericuetos de la cultura.

Si, ya se que el título se las trae y es más propio de una novela con tintes eróticos, pero van a descubrir enseguida que es algo bastante más simple a la par que alimenticio.

Servidor sabe que el metro de Moscú es grandioso porque lo ha visto en fotos o que Iván Turgueniev, León Tolstoi y Dostoievski son escritores rusos porque algo ha leído. Si me apuran les diré que incluso conozco algo de pintura rusa y por supuesto hasta el nombre de sus ríos y montes. Por ver, incluso me tragué enterita El Acorazado Potemkin. En el mejor de los casos se trata de un ligero barniz que no aguantaría el paso de una punta de alfiler, porque lo que se dice conocer de la Rusia diaria de su idiosincrasia, su gastronomía, sus costumbres, me confieso ignorante versión 3.0.

Fue en Cuba y a través de amigos cubanos donde yo conocí, de oídas, la excelencia de la industria conservera rusa, ya que salvo las latitas de caviar del cambullón o las de cangrejo ruso que de vez en cuando nos traía mi padre, el resto era un mundo desconocido para mí.

Tampoco es que se nos suministrara información al respecto, porque para los medios de comunicación españoles, Rusia, con Putin, Kruschev o Gorbachov​ siempre fue ese país donde la gente tiene cuernos, rabo y huele a azufre.

El caso es que hace muy poco tiempo pude comprobar, en paladar propio, que los rusos, tal vez empujados por la dureza de su clima, que les obliga a hacer acopio de alimentos para el crudo invierno, son auténticos maestro en eso de conservar la comida y en muchos casos nos pueden dar lecciones magistrales.

Fue Lera, una casi familia rusa a quien quiero más que si lo fuera, la que, acordándose de una idea que mantengo latente, quiso regalarme una pequeña muestra de las conservas de su país.

Les confieso que tuve cierta aprensión cuando abrí la primera lata de carne, pero desapareció cuando me llegaron los aromas del contenido. Desde el aspecto al sabor, todo invitaba a completar aquello con unas buenas papas fritas y sus correspondientes huevos. Nada que ver con esas latas de carne molida a la que estaba acostumbrado. Razón tenían mis amigos cubanos cuando cantaban las maravillas del laterío ruso y eso que ellos no llegaron a probar las sardinillas ahumadas, en aceite sobre una tostada untada de queso azul.

Este camino, el del conocimiento de Rusia a través de su industria conservera, pienso seguir transitándolo a pesar de los vetos y de las intolerancias de unos y de otros.

 

 LA RECETA.-

Llegados a este punto, lo suyo sería poner una receta rusa como Borch, la Solianka o cualquier otra, pero eso ya lo puede buscar cada uno en la red.

Lo que les propongo aquí, es un divertimento a modo de entrante a base de tostadas, mejor hechas en casa, queso azul y sardinillas picantes a falta de las ahumadas de mi regalo.

Ingredientes.-

Tostadas, según la cantidad de gente.

Sardinillas en lata, mejor picantes.

Queso azul de untar.

En este ritual, cada quien será su propio oficiante y así dura un poquito más el comistraje.

El asunto aguanta su par de copitas de Manzanilla o Fino bien fresquito

 

 

 

Read Full Post »

Hoy te hemos dado el último hasta luego. Pronto llegó la Parca a reclamar su botín ayudada por los que confundieron los dolores del destructor cangrejo con empachos de glotón o achaques de la edad.

¡Que desatino! Como si nuestra contribución al sistema mientras trabajamos, no nos diera derecho a ser oídos en la senectud.

Otros, benditas almas, ayudaron al siniestro Caronte para que tu tránsito por la laguna Estigia fuera lo más placido posible. Vaya lo comido por lo servido. Quede para unos la revisión de su conciencia y para los otros el orgullo profesional del trabajo bien hecho.

Las circunstancias me permitieron ver como la velita de tu vida se iba apagando suavemente, sin estridencias.

Poco a poco, el ronquido de órgano desvencijado, dio paso a un suave soplo que te fue empequeñeciendo hasta convertirte de nuevo en el niño que rompía las carpetas de camino a la escuela o le cambiaba las tornas del riego a Juanito Ramón.

Hoy siento la tristeza de la pérdida y de tal vez no haber sido el hermano que deseabas. No deseo provocar sentimentalismos absurdos y he guardado el saquito de las lágrimas para mi soledad.

Tu deserción no ha sido voluntaria. Sé que te hubiera gustado vivir mil años, pero el destino, con sus dados marcados ha querido privarnos del mejor hacedor de chistes malos. A mí me gustaban, porque eran tuyos y a veces era una manera de decir estoy vivo y me siento bien a la sombra de un toldo en cualquier playa. Ahora las vas a tener todas para ti solo y podrás entrar en cualquier sitio sin tener que sacudirte la arena.

Ayer Orlando, bendito Orlando, decía que si hay un sitio donde estén todo los desertores forzosos, ya habrá dos  personas  con los brazos abiertos esperándote y preguntándose qué  querrá de comer el  niño que resucitó de la ictericia y recuperó la vista mirando  al hermano que estaba en la cuna. Allí se habrán fundido en un abrazo y se sentarán a esperar por los demás, seguros de que la Parca nos tiene puesta a todos la fecha de caducidad. ¡Tremendo Arias Cañete la jodida Parca!

Como dijera Juba mientras enterraba los lares de Máximo en la arena del Coliseo, Nos veremos, pero todavía no, espero.

¡Adiós Rafael, adiós hermano!

 

¿RECETA? Ni me atrevo. Siento un profundo respeto por la cocinera que tiene, allá donde esté

Read Full Post »

Durante un intercambio de opiniones, en el que alguien dijo algo que me pareció incoherente, usé la expresión bastante conocida entre la gente de mi generación, “Ya el conejo me desriscó la perra”. Al escucharla, uno de los intervinientes sentenció:

  • Si quieres que te entienda, habla en castellano… ,Y menos mal que no dijo en español.

A lo que respondí:

  • Lo cierto es que la frase está dicha en perfecto español, lo único que cambia es el acento.

Por estas tierras, somos aficionados a comernos alguna letra, por lo que la frase quedó más o menos como sigue: – Ya el conejo me “esriscó” la perra y que en algún otro peñasco he escuchado como, ya el conejo me enriscó la perra.

No es mi intención entrar a analizar cuál de las frases es la correcta, aunque podrían serlo las dos. Mi intención es demostrar que hasta en la forma de hablar somos distintos, ni mejores ni peores.

En ocasiones, sobre todo cuando hablamos entre nosotros, usamos giros, frases hechas o refranes, entendibles solo para los canarios de cierta edad.

Efectivamente, somos distintos, formamos parte de esa diversidad que enriquece al conjunto del estado español.

Somos distintos porque vivimos una realidad geográfica distinta, porque ante el hecho de desplazarnos hacia cualquier sitio fuera de la isla, tenemos ese mar que nos separa y nos obliga a navegar o a volar.

Somos distintos, porque la gastronomía, aunque heredada en buena parte, ya se ha hecho nuestra.

Habrá quién piense que debemos ser iguales y lo más uniformes posibles, pero por suerte, no lo somos.

En cualquier caso, no presumo de serlo, pero me gusta, me sienta bien formar parte de esta tribu que se come las S, que en ocasiones jotea las H y que todavía usa palabras como enyesque, tenique, baifo. Me gusta porque diariamente sumamos nuestra pequeña aportación  a nivel educativo, científico, cultural o deportivo.

En cuanto al significado de la frase y momento de aplicación, va como sigue:

Poe ejemplo:

Se emplea cuando con el potaje hecho, te das cuenta de que se te olvidó comprar gofio y es una expresión de contrariedad ante tal situación.

Si hubiera alguien preguntándose, ¿Por qué perra y no perro? Sencillamente, porque es una frase de cazadores y entre estos, se suele usar la hembra del podenco porque tiene un olfato más fino y teme menos a las condiciones de la caza.

¿LA RECETA? ¡CONEJO EN ADOBO!

Muy fácil

INGREDIENTES.-

1 Conejo

4 Dientes de ajo

2 Hojas de laurel

1 Cucharada de orégano,

4 cucharadas de vinagre.

1 vaso de vino blanco seco.

1 Cucharada de pimentón

4 Cucharadas de aceite

1 cucharada de pimienta negra en grano

Sal al gusto.

Se lava bien el conejo y se trocea. En un recipiente amplio, se mezclan el resto de los ingredientes,  majando los ajos y la pimienta negra. A continuación se meten los trozos de conejo y se dejan macerando 1 día en la nevera. Al día siguiente, un buen sartén con aceite abundante y calentita, para ir friendo los trozos mientras se van sancochando unas papas y picando la clásica ensalada de tomate, lechuga, cebolla.

Read Full Post »

CASI HISTORIA EN 1 ACTO PARA MENTES CALENTURIENTAS

Antes de entrar en materia, voy a fijar algunos principios, que sin ser inmutables, podemos dar por válidos.

A saber:

BIOMASA.- La biomasa es aquella materia orgánica de origen vegetal o animal, incluyendo los residuos y desechos orgánicos, susceptible de ser aprovechada energéticamente. Has Aquí, la definición concreta y concisa.

Ahora viene el añadido de algunos enterados para irnos sobando las nalgas y que la cosa entre suavecita. Las plantas transforman la energía radiante del sol en energía química a través de la fotosíntesis, y parte de esta energía queda almacenada en forma de materia orgánica.

¿Verdad que parece de lo más normal? ¡Pues no! Según este último añadido al ser una energía procedente del sol, la gente puede pensar que es buena y como está almacenada en las plantas, es mejor todavía. El problema radica en que, para liberar esa energía, es necesario quemar la biomasa y la combustión, amén de otras exquisiteces contaminante, produce CO2 que, dicho por expertos, es uno de los causantes del efecto invernadero.

Vayamos ahora con la historia.-

Hace mucho tiempo hubo en España una empresa estatal del INI denominada ENCE; EMPRESA NACIONAL DE CELULOSA, cuyo fin era obtener pasta de papel. Esta empresa daba beneficios, que convenientemente maquillados de pérdidas, “aconsejaban” deshacerse de ella y vendérsela a algún “tonto” para que se arruinara, nótese el leve toque de sarcasmo. En 1990, siendo presidente del gobierno el señor González Márquez, la hicieron cachitos y vendieron el 49% de los pedazos a unos señores, que como eran “tontos muy tontos”, si otra vez es sarcasmo puro, las compraron para arruinarse. Más tarde, como lo del papel es un negocio ruinoso, gobierno decidió vender el otro 51% a otros señores que eran igual de tontos que los anteriores.

Una vez privatizada la empresa, los señores muy tontos decidieron cambiarle el nombre por el de ENCE. Sí, han leído bien, pero en esta ocasión las siglas, responden a Energía y Celulosa

El caso es que, tuvieron una suerte del carajo y la empresa se convirtió, para regocijo de todos ellos, en la primera productora de pasta de papel a nivel europeo.

¿No les suena esta historia a otras parecidas como, Endesa, Iberia, Telefónica, etc.?

Pero… sigamos.-

El negocio de la pasta de papel es bueno, pero genera una serie de residuos que presentan grandes dificultades para deshacerse de ellos. ¿Qué hacemos entonces? Los disfrazamos de biomasa y los quemamos para producir energía, convirtiendo a la empresa en la primera productora de España en energía renovable. Como además resulta que los residuos son de origen vegetal, le ponemos la etiqueta de limpias.

Como beneficio colateral, se ha metido en el negocio de plantar eucaliptos lejos del país, porque aquí no están bien vistos los arbolitos australianos. Se han ido a Brasil y donde antes había una selva preciosa, han plantado millones de esquejes de la citada planta para abastecer sus fábricas.

Para más inri, ENCE no es ajena a la guerra de las papeleras que se desató entre Argentina y Uruguay.

Tal vez se justifique, que lo dudo, la construcción de incineradoras de biomasa en sitios cercanos a las fábricas de celulosa instaladas en Pontevedra o Navia, pero está claro que en el caso de las islas y de Las Palmas de Gran Canaria en concreto, lo que se pretende es traer las astillas de eucaliptos en barco desde Brasil, amontonarlas al aire libre en la dársena de La esfinge, para posteriormente quemarlas y generar la fuerza necesaria para mover una turbina.

A parte de la toxicidad que genere la quema, está la más que posible llegada de plagas igual que entro el famoso picudo rojo, escondido en unas palmeras de Elche, que no eran de Elche. En cualquier caso, si alguien quiere saber la opinión que se tiene de las incineradoras de biomasa por tierras peninsulares, que le pregunten a los habitantes de Monzón (Huesca) o simplemente pinche en el siguiente enlace incineradoraenmonzonno.blogspot.com/

Dicen, “Clavijo y asociados”, que la incineradora dependerá de los informes requeridos, pero no dice que su consejero de sanidad le puso encima de la mesa un informe de impacto medioambiental negativo, antes de declarar la incineradora como inversión de carácter estratégico. Finalmente creo que dependerá de las ganas que tengamos los canarios en general de que se respete nuestro medio ambiente y nuestra salud. Si nosotros no queremos, la incineradora no se va a construir ni en la Esfinge, ni en la pirámide de Keops.

De lo contrario, seguro que va a haber “mojo con morena”

Precisamente de eso, de mojo con morena, va la receta de hoy.

MORENA FRITA, CON MOJO Y PAPAS AL GUSTO.

Lo primero a tener en cuenta es el tipo de morena. La mejor, según mi experiencia es la negra de litoral o de orilla, pues aun siendo de menor tamaño, no tiene tanta grasa y la piel queda más crujiente al freírla. En cualquier caso, para gustos se hicieron colores.

Aquí lo de las cantidades es muy relativo, porque en mi caso cualquier cantidad de este manjar marino es poca. Por tanto, me limitaré a decir que las cantidades serán, las necesarias.

Para que se pueda freír la morena con relativa seguridad, es imprescindible abrirla de la tripa hacia el lomo, como si fuera para jarear. Si alguien quiere perder el tiempo frotándola de la cabeza a la cola con arena para bajarle le espinas, está en su derecho, pero dudo de la efectividad de la operación.

Una vez abierta, se sala se cuelga durante 5 o 6 horas para que suelte toda la humedad, tanto de la piel como de la carne, lo que contribuirá a una fritura sin que cunda el pánico.

Terminado el proceso de secado, se corta en trozos de dos o tres dedos de ancho y se fríe en abundante aceite bien caliente. Si el aceite no estuviera a la temperatura adecuada, el resultado sería de un aspecto gelatinoso que quita el apetito.

Como dije al principio, las papas al gusto. Pueden ser arrugadas, sancochadas o fritas.

Para mi gusto, mejor sancochadas.

¿El mojo? Un manojo de cilantro, cuatro o cinco ramas de perejil, media cabeza de ajos pelados, medio pimiento verde pelado, una cucharadita de comino en grano, media de orégano, sal y aceite en cantidades adecuadas, batidora y listo.

Que lo disfruten, sin contaminación

Read Full Post »

Durante los últimos días hemos asistido, yo estupefacto, a una avalancha de críticas caída sobre el gobierno griego para que pague una deuda que nadie ha sido capaz de justificarme del todo.

El presidente del gobierno español, lo de las minúsculas es a propósito, sacando pecho como si de un matón de feria se tratara, se une al coro de los saqueadores del norte para decirle a los griegos que todos tenemos que cumplir con nuestras obligaciones.

Digo yo que mejor nos iría si el, mariano, hubiera cumplido con las suyas, ante el cúmulo de delitos económicos que han cometido gentes de su partido, a saber:

Rendir cuentas ante el parlamento, poner a disposición de la justicia los documentos, discos duros incluidos, que han desaparecido de la sede de su partido y pedir disculpas por la cantidad de falsedades incluidas en su programa electoral para ganar unas elecciones que el oponente ya había perdido antes de celebrarse.

¿Cómo puede dar lecciones de economía un sujeto que mete la mano en el cajón del dinero de nuestros humildes pensionistas?

¿Cómo puede dar lecciones de honestidad un elemento desde cuyo partido se reparten sobres de dinero negro en forma de “sobre-sueldos”, que no es igual que sueldos en sobre?

¿Cómo puede dar lecciones de democracia un baranda que acaba de aprobar una ley de seguridad ciudadana, que sonrojaría a mismísimo general Franco?

Hay muchas razones para que los griegos no tengan que pagar la famosa deuda:

1.- Porque no se puede obligar a pagar a nadie, si primero no tiene atendidas las necesidades básicas.

2.- Porque es una deuda indigna, pues a Grecia se le aceptó la entrada en la Comunidad Europea solo para hacer negocios a costa de ella

3.- Porque es una deuda generada por especuladores que han invertido en la deuda pública griega.

Y 4.- Porque si le vamos a pagar a los griegos por derechos de autor, todavía les debemos dinero.

¿Acaso estamos pagando derechos de autor cada vez que aplicamos el teorema de Pitágoras?

¿Los astilleros de medio mundo, pagan derechos de autor por aplicar el principio de Arquímedes?

¿Qué pasaría si hubiera que pagar por el uso del teorema de Thales, o por los fundamentos de la geometría planteados por Euclides?

¿Se imaginan la cantidad de royalties que generaría hacer uso de algo tan fundamental como la democracia?

Si así fuera, los griegos se podrían dedicar a vivir del cuento, cuanto saben de eso nuestros políticos, hasta el fin de los tiempos.

La verdad es que a nuestro presidente, que ha querido arreglar la crisis robándonos el futuro, le vendría muy mal que los griegos consiguieran lo que se han propuesto, porque lo dejarían con las vergüenzas al aire y es por ello que está empeñado en dinamitar cualquier puente que sirva a los propósitos del gobierno griego.

Grecia se ha ganado un sitio en la historia de mundo, por derecho propio y pase lo que pase el domingo, los griegos, con el gobierno de Tsipras el frente, ya habrán vencido, sea cual sea el resultado, porque a pesar de los mercados, a pesar de los quintacolumnistas y muy a pesar de los deseos teutones de Merkel, los griegos no habrán tenido que opinar en las barras de los bares, sino en las urnas.

LA RECETA.-

Aunque uno de los platos más conocidos de la cocina griega es la Moussaka, especie de lasaña hecha con vegetales, el considerado plato nacional griego, es la fasoulada, guiso a base de judías blancas y verduras. Con él les dejo hasta un próximo post

Ingredientes para preparar fasoulada

  • 500 gr. de judías blancas secas
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 ramas de apio
  • 3 tomates maduros
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Un atado de hierbas (mejorana, tomillo, orégano, albahaca

¿Cómo preparar fasolada?

Comenzamos la noche anterior a la elaboración de la receta, poniendo en remojo las legumbres en agua fría.

Pasada la noche y llegado el momento de ponernos manos a la obra, escurrimos las judías y las ponemos a hervir en abundante agua durante unos cuarenta minutos. Pasado ese tiempo, las escurrimos y las volvemos a introducir en la misma cazuela.

Añadimos la cebolla, pelada y picada lo mas finamente que podamos, junto con el apio igualmente picado, y las zanahorias peladas y cortadas en medias lunas.

Agregamos también el tomate triturado o picado finamente (pelado y sin pepitas), el atadillo de hierbas y removemos. Ponemos un buen chorro de aceite de oliva virgen y acabamos de cubrir con agua. Salpimentamos, dejamos hacer a fuego lento durante un mínimo de una hora y listo, un rico plato de fasolada que se debe comer bien caliente, perfecto para los fríos del invierno.

Ζήτω η Ελλάδα (Viva Grecia)

Read Full Post »

Cuando un servidor era aún más joven y “dictaba” en España un tal Francisco Franco, existía la costumbre de recurrir a los geranios, planta de buen arraigo donde las haya, para adecentar cualquier terreno urbano por donde fuera a pasar la anunciada comitiva de tal o cual títere “ministrado”, cuando no del propio dictador en persona.

Como por arte de magia, terrenos, parterres o fuentes que durante años habían servido de cagadero, despertaban como los jardines de las mil y una noches.

El día en cuestión, las plantas recién regadas, nos regalaban un barniz de lozanía envidiable.

Luego, una vez cumplida su misión, algunas pegaban y otras se incorporaban al terreno en forma de compost.

Los geranios que conseguían sobrevivir, quedaban ahí como mudo recuerdo del disparate.

Desde esa oscura época a la actualidad, han pasado algunos años y miles de gandules, chupapresupuestos, corruptos, estómagos agradecidos, entre los que se ha colado algún político decente. Sin embargo, los geranios siguen ahí, aunque disfrazados de los más variopintos atavíos.

Entre los más destacados se encuentran algunos aeropuertos sin aviones, circuitos de velocidad sin coches, etc. Todas ellas instalaciones construidas para glorificar al descarado de turno, cual si de un nuevo faraón se tratara.

De repente, a dos meses de las elecciones, que nos las quieren convertir en una llegada de Franco, pero cada cuatro años, aparece el dinero para asfaltar vías, acabar enlaces o remodelar instalaciones.

Lo que no se movió en tres años y diez meses, se finaliza en dos, con el consiguiente peligro de hacerlo mal.

En mi isla, sin ir más lejos hay un muelle sin barcos un estadio con-sin pistas de atletismo y varias vías peatonales sin peatones, pero dejemos las vías y el estadio para otro momento y centrémonos en el muelle, ya que es este un geranio singular, por no decir que único. El muelle de Arinaga es el compendio de todos los despropósitos habidos y por haber. Alguien dirá que es una obra para el futuro, pero cuando ese futuro llegue, sospecho que ya no nos quedará ni presente.

¿Se imaginan esa obra en un municipio que se envuelve en la bandera del crecimiento sostenible? Pues sí, se envuelve.

¿Se imaginan esa obra en un municipio con un gobierno municipal de corte progresista? Pues sí, al menos así se autodenominan

Lo cierto es que ante lo evidente, todavía no he escuchado alguna voz que se alce para pedir disculpas por la barbaridad.

Hoy, los que ayer argumentaban a favor, tienen que sobrevivir con el baldón de saber que ese geranio, aparte de cargarse la riqueza pesquera de Arinaga, embarrar los fondos marinos y destruir zonas de cría, solo sirve como depósito de dos actividades altamente contaminantes:

El desguace de barcos y el almacenamiento de asfalto. Lo del generador de energía eólica, vamos a dejarlo, porque para eso no hacía falta un muelle.

Lo cierto es que en época de elecciones, a parte del crecimiento forzado de los geranios, la población se ve afectada por el SAP o Síndrome de Amnesia Preelectoral. Enfermedad consistente en olvidarse de las barbaridades cometidas y volver a votar de nuevo al político que las cometió. Este es un síndrome que afecta mayoritariamente a los votantes con reminiscencias tardofranquistas, pero que a veces se contagia al resto de la población.

Con el ánimo de contribuir a la repoblación del terreno, he decidido sustituir el geranio por esta tunera india y si las púas le molestan a alguien, ya sabe… ajo y agua.

LA RECETA.-

Ahora que las caballas están viniendo grandes como “carallo do mandingo”, que diría el gallego, podemos agenciarnos un par de ellas en la pescadería para preparar unos lomos de caballa marinados.

CABALLA MARINADA.

Lo primero es decirle al pescadero que le saque los lomos a dos caballas de 1kg aproximadamente. Cuanto más grandes mejor.

Luego, en casa y con tranquilidad las despojamos de todas las espinas posibles.

Una vez limpias las untamos por el interior con una mezcla de ajo granulado, guindilla molida, sal, azúcar moreno y cilantro muy picado. Las emparejamos y atamos bien con film y las ponemos en una bandeja con un buen peso encima. De ahí a la nevera durante 24 horas, vuelta y otras 24.

Pasadas las 48 horas, sacamos los lomos y les retiramos el marinado sobrante.

Los fileteamos finamente con ese cuchillo japonés que nos regalaron p’al cumple y lo servimos en plato llano con chorrito de aceite te lo juro, o sea y unas gotitas de zumo de lima.

Al ladito un plato con tostadas caseras de pan rústico, unas laminitas de pimiento asado y cebolla muy picadita.

Ni se te ocurra comentárselo a los de Plafter Chef. Seguro que no les da “bien en boca” ni les cuadra el maridaje.

Read Full Post »

 

Siempre pensé que los contenedores marítimos tenían un uso más bien limitado, pues salvo su utilidad como garaje, oficina o vivienda provisional, siempre que se cuente con un generoso sistema de refrigeración, la cosa se reducía al almacenaje protegido y poco más… Hasta el Sábado 12 de julio a las nueve de la noche. A partir de ese momento supe que convenientemente apilados y ensamblados, se pueden convertir en auditorio improvisado para deleite de muchos.

¿El resto? Un servicio de guaguas rayando la perfección con “flashmob” incluido , una organización ejemplar, un público acorde con el espectáculo y una FILARMÓNICA así, con mayúsculas lo mismo que el CORO. Cuando sonaron los acordes de la Guerra de las Galaxias, he oído varias versiones y en distintos escenarios, se me pusieron los pelos como escarpias. Allí pude sentir a través de la música la presencia de El Halcón Milenario, La princesa Leia, Han Solo o Chewbacca. Esa bendita noche aprendí quien era Erich Wolfgang Korngold y pude deshacerme de la sobreactuada figura de Errol Flynn, para escuchar una hermosa banda sonora. Allí, entre contenedores supe que Sergei Prokofiev había compuesto música para el cine, en cuyos acordes se podían descubrir matices de Pedro y Lobo.

Sin embargo, a esta tarta la faltaría la guinda si no mencionara el sonido, como pieza fundamental del armazón.

Podría decir que Antonio Miranda y Blas Acosta, estuvieron sublimes, `pero sonaría casi cursi y no daría idea de lo que quiero expresar. En realidad quiero decir que lo bordaron, que se podía escuchar hasta el zumbido de la mosca pesada, intentando sacar partido de las raspas de chocolate, en el dedo de la violonchelista. Eso y más fue el sonido.

El complemento al concierto lo pusieron las grúas pórtico con su necesario y casi poético run run para mantener la iluminación, las murallas de contenedores protegiendo el recinto, las luces de las amenazadoras plataformas petrolíferas, en un aparente descanso nocturno, los mil y un ojos de los edificios de la avenida, las luminarias de la ciudad alta… y la luna, una luna inmensa y redonda que acabó por completar un espectáculo que recordaré mientras mis neuronas me lo respeten.

 

LA RECETA.-

 

Arroz con verdura y taquitos de albacora.-

No se por que, los popes de la cocina siempre explican las recetas para cuatro personas. ¿ Y si somos dos? O si estás solo. ¿Te imaginas que los comensales sean un número impar? Si me descuido, me veo hallando el mínimo común múltiplo y sacando decimales.

El caso es que en la pescadería tenían albacora y ese día estaba solo.

Este es un plato para gente que no esté acostumbrada a comer pescado, pues la albacora tiene un sabor muy suave y no deja ese tufillo propio de algunos túnidos, como el bonito.

 

LOS INGREDIENTES:

150 grs de albacora (mejor de la ventrecha si es grande)

¼ Pimiento verde

½ Cebolla pequeña

2 Dientes de ajo.

Algo de coliflor.

1 Calabacino pequeño.

Cualquier otra verdura de temporada como alcachofa y alguna seta del momento.

1 Hoja de laurel.

1 Rama de tomillo.

1 Pimienta de la PM, pequeña.

Azafrán en rama.

100 grs. de arroz.

Sal.

Aceite de oliva.

Agua.

½ vaso de fino o manzanilla.

Se prepara un refrito con el pimiento la cebolla y el ajo, muy picados, el laurel, el tomillo y la sal. No crean que me he olvidado del aceite. Se supone que para hacer el refrito, es lo primero que va al caldero. Cuando está empezando a dorarse añadimos la verdura picada en trozos adecuados a la boca. Si ya cambiaron de color es el momento de añadir el arroz, a ser posible de la variedad bomba y saltearlo con el “verduramen”. Vamos a ser generosos con el agua, añadiendo tres veces la cantidad de arroz, algo así como 350 cc. Tostamos el azafrán, lo rompemos en la palma de la mano y lo tiramos al guiso.

Seguro que más de uno se preguntará para que quiero la albacora. Tranquilos que ya llego a ella.

Cuando el guiso empiece a espesar y el arroz esté casi aldente (guisado pero con un puntito duro en el centro), cortamos la albacora en tacos y la echamos al caldero removiendo un poquito para que queden integrada en el conjunto. ¿Por qué cortar y echar la albacora casi al final?

¡Lo adivinaron! Para que no pierda los jugos y no se pase demasiado.

 

 

 

Read Full Post »

Older Posts »