Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3 julio 2015

Durante los últimos días hemos asistido, yo estupefacto, a una avalancha de críticas caída sobre el gobierno griego para que pague una deuda que nadie ha sido capaz de justificarme del todo.

El presidente del gobierno español, lo de las minúsculas es a propósito, sacando pecho como si de un matón de feria se tratara, se une al coro de los saqueadores del norte para decirle a los griegos que todos tenemos que cumplir con nuestras obligaciones.

Digo yo que mejor nos iría si el, mariano, hubiera cumplido con las suyas, ante el cúmulo de delitos económicos que han cometido gentes de su partido, a saber:

Rendir cuentas ante el parlamento, poner a disposición de la justicia los documentos, discos duros incluidos, que han desaparecido de la sede de su partido y pedir disculpas por la cantidad de falsedades incluidas en su programa electoral para ganar unas elecciones que el oponente ya había perdido antes de celebrarse.

¿Cómo puede dar lecciones de economía un sujeto que mete la mano en el cajón del dinero de nuestros humildes pensionistas?

¿Cómo puede dar lecciones de honestidad un elemento desde cuyo partido se reparten sobres de dinero negro en forma de “sobre-sueldos”, que no es igual que sueldos en sobre?

¿Cómo puede dar lecciones de democracia un baranda que acaba de aprobar una ley de seguridad ciudadana, que sonrojaría a mismísimo general Franco?

Hay muchas razones para que los griegos no tengan que pagar la famosa deuda:

1.- Porque no se puede obligar a pagar a nadie, si primero no tiene atendidas las necesidades básicas.

2.- Porque es una deuda indigna, pues a Grecia se le aceptó la entrada en la Comunidad Europea solo para hacer negocios a costa de ella

3.- Porque es una deuda generada por especuladores que han invertido en la deuda pública griega.

Y 4.- Porque si le vamos a pagar a los griegos por derechos de autor, todavía les debemos dinero.

¿Acaso estamos pagando derechos de autor cada vez que aplicamos el teorema de Pitágoras?

¿Los astilleros de medio mundo, pagan derechos de autor por aplicar el principio de Arquímedes?

¿Qué pasaría si hubiera que pagar por el uso del teorema de Thales, o por los fundamentos de la geometría planteados por Euclides?

¿Se imaginan la cantidad de royalties que generaría hacer uso de algo tan fundamental como la democracia?

Si así fuera, los griegos se podrían dedicar a vivir del cuento, cuanto saben de eso nuestros políticos, hasta el fin de los tiempos.

La verdad es que a nuestro presidente, que ha querido arreglar la crisis robándonos el futuro, le vendría muy mal que los griegos consiguieran lo que se han propuesto, porque lo dejarían con las vergüenzas al aire y es por ello que está empeñado en dinamitar cualquier puente que sirva a los propósitos del gobierno griego.

Grecia se ha ganado un sitio en la historia de mundo, por derecho propio y pase lo que pase el domingo, los griegos, con el gobierno de Tsipras el frente, ya habrán vencido, sea cual sea el resultado, porque a pesar de los mercados, a pesar de los quintacolumnistas y muy a pesar de los deseos teutones de Merkel, los griegos no habrán tenido que opinar en las barras de los bares, sino en las urnas.

LA RECETA.-

Aunque uno de los platos más conocidos de la cocina griega es la Moussaka, especie de lasaña hecha con vegetales, el considerado plato nacional griego, es la fasoulada, guiso a base de judías blancas y verduras. Con él les dejo hasta un próximo post

Ingredientes para preparar fasoulada

  • 500 gr. de judías blancas secas
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 ramas de apio
  • 3 tomates maduros
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Un atado de hierbas (mejorana, tomillo, orégano, albahaca

¿Cómo preparar fasolada?

Comenzamos la noche anterior a la elaboración de la receta, poniendo en remojo las legumbres en agua fría.

Pasada la noche y llegado el momento de ponernos manos a la obra, escurrimos las judías y las ponemos a hervir en abundante agua durante unos cuarenta minutos. Pasado ese tiempo, las escurrimos y las volvemos a introducir en la misma cazuela.

Añadimos la cebolla, pelada y picada lo mas finamente que podamos, junto con el apio igualmente picado, y las zanahorias peladas y cortadas en medias lunas.

Agregamos también el tomate triturado o picado finamente (pelado y sin pepitas), el atadillo de hierbas y removemos. Ponemos un buen chorro de aceite de oliva virgen y acabamos de cubrir con agua. Salpimentamos, dejamos hacer a fuego lento durante un mínimo de una hora y listo, un rico plato de fasolada que se debe comer bien caliente, perfecto para los fríos del invierno.

Ζήτω η Ελλάδα (Viva Grecia)

Anuncios

Read Full Post »