Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 mayo 2011

¿Se imaginan una empresa que necesitando contratar a un grupo de profesionales, recibiera una oferta con una lista cerrada y sin posibilidad de elección? Supongo que tampoco les cabe en la cabeza, que cualquiera de los profesionales contratados tuviera la posibilidad de jubilarse después de 10 años de trabajo. Imagínense además que ese grupo de profesionales pudiera decidir libremente asistir o no a su trabajo, con el fin de  realizar otras tareas ajenas al cometido para el cual se le contrató. Súmenle a eso que el citado grupo tuviera la posibilidad de subirse, nunca bajarse,  los emolumentos incluyendo dietas y transporte en clase preferente. Además de todo lo dicho, supónganse que   ese grupo  pretende hacer un reglamento que impida a los dueños meterse con ellos si cometen algún delito.  Para acabar de rematar el asunto, imaginen que, cuando por culpa de los financieros y especuladores, la empresa tiene dificultades económicas, en vez de recurrir a ellos para que den la cara y paguen por sus errores, este grupo de ejecutivos, exige a los propietarios que  paguen la deuda generada.  Pónganse por un momento en el pellejo del dueño o dueños de la empresa y díganme si tardarían demasiado en mandar a hacer puñetas al citado grupo de impertinentes.

Pues resulta ser que no necesitan  ponerse en el lugar del empresario, porque esos empresarios somo todos y cada uno de nosotros. El estado español es nuestra empresa  y los trabajadores a los que me refiero son nuestros políticos de turno. Ellos son prescindibles y siempre, como pasa con los dientes del tiburón, habrá uno que sustituya al que desaparezca. No debemos sentir pena por ellos, porque debajo de esa manta con la que se disfrazan de servidores del pueblo, están ocultas miserias inimaginables.

Les hemos consentido demasiado. Les hemos permitido que se creyeran los dueños de la finca y se han crecido. Están tan embebidos en su mundo feliz que ya no intentan disimular. Cualquiera de ellos, desde el más analfabeto, que los hay a cientos, hasta el más culto, actúa con total impunidad, sabiéndose a salvo de cualquier acción judicial. Con nuestro dinero pagan a los mejores abogados para defenderse de nosotros cuando los agarramos en  un renuncio. Por cada uno que acaba en el banquillo hay cien que escapan a la acción de la justicia. Por eso, a nadie le debe extrañar la indignación que se ha instalado en todas las plazas del país. Los dueños de la empresa estamos buscado la forma de deshacernos de tanto inútil. Ya no más cheques en blanco por cuatro años, ya no más estaciones de AVE donde le interese a una o aeropuertos donde le interese a otro.

¡¡¡VADE RETRO, MANADA DE GANDULES!!!

LA RECETA.-

De mi paso, oficiando como tractorista, por la salinas de Chiclana, me queda el recuerdo del olor a cazalla mañanera, los granos de sal como garbanzos entre los dedos de los pies y unos espárragos trigueros con huevo, oficiados por la mujer de un paleador, que levantaban al mismísimo Lázaro. Tal vez era la única forma de soportar una jornada que empezaba a las seis y media de la mañana y acababa a las seis y media de la tarde, con la hora de la comida como único descanso. Así es el trabajo a destajo, cuanta más sal amontonáramos, mayor era y nunca mejor aplicado, el salario.

Los ingredientes para 4 personas:

800gr de Espárragos trigueros.

4 rebanadas de pan del día anterior.

4 dientes de ajo.

4 huevos.

100 grs. de almendra, levemente tostada.

1 cucharada de comino recién majado.

1 cucharada de pimentón dulce, siempre de la Vera.

100 grs. de jamón serrano picado.

Cortamos los espárragos en trozos no muy pequeños, no queremos picadillo de espárragos,  y los salteamos en aceite de oliva durante tres o cuatro minutos. Los sacamos de la cazuela y los escurrimos bien. En el mismo aceite freimos los ajos cortados en láminas y los apartamos cuando estén doraditos. Ahora le toca el turno a las rebanadas de pan y finalmente a las almendras. Retiramos la cazuela del fuego y echamos el pimentón y los cominos. Molemos en un almirez el pan, los ajos y las almendras. cuando esté todo bien majado, le echamos un vaso de agua o caldo y lo reservamos.

Ahora le toca a los espárragos volver a la cazuela a reencontrarse con el aceite. Devolvemos el recipiente al fuego, muy bajito, y echamos la mezcla por encima. Dejamos que se guise durante 10 minutos y  al final, antes de apagar el fuego, añadimos los 4 huevos, que dejaremos cuajar con el calor residual.

Read Full Post »

No se donde escuché eso de “Madre no hay mas que una y justo me vino a tocar a mi”.  Lo cierto es que de una u otra manera, todos tenemos recuerdos y anécdotas sobre nuestras respectivas.

Carmita, Carmela, mamá o maita, que por todos esos nombres y apelativos la conocíamos dependiendo del grado de familiaridad o parentesco, se cansó de vivir en 1995, pero el recuerdo la mantiene entre nosotros por su manera de encarar la vida.

De mi madre puedo contarles que el mundo entero le cabía entre los brazos. Siempre le sobró amor para los suyos y los de la casa de al lado.

En un acto casi mágico, hacía que el contenido de sus calderos aumentara en función de número de comensales aparecidos a última hora. Su ropa vieja constituía acto de fe, estaba buena porque si. Para clasificar su oficio no bastaría con encuadrarla en el gremio de las amas de casa. Ella era “costucocicarpindora”, pues lo mismo hacía unos pantalones primorosos que armaba un embalaje.

Lo que no sabía lo imaginaba y acaba reinventándolo por el método observación-deducción.

Si usted no usó calzoncillos de la marca ECA ( Empresa Cubana del Azúcar), no sabe hasta donde llega la habilidad de su madre con una maquina de coser entre las manos. Le quedaría como anillo al dedo aquella frase típica de las películas de acción; ¡Cuidado, tengo una máquina de coser y se como usarla!

Ella fue la inventora del termo de ducha marca “Butsybarra”. El artilugio consistía en una lata de aceite de oliva Ybarra, con una entrada inferior conectada al grifo y una superior conectada a la ducha. El conjunto se colocaba sobre el fogón de la bombona y… el resto ya se lo pueden imaginar.

Las madres de ahora han perdido muchas de las destrezas que atesoraban las madres de antaño. La mía, por ejemplo, era campeona mundial en lanzamiento de alpargata. No solo era la que más lejos la lanzaba, sino que en sus manos, el maldito objeto se comportaba como un boomerang. Cuando uno se creía a salvo porque había conseguido doblar la esquina, sentía el agrio dolor de la goma en la espalda. ¿Que como lo hacían? Supongo que de la misma forma que las palomas encuentran el palomar en una noche de tormenta; se había convertido en algo genético.

Recuerdo como si fuera hoy el día en que, con 8 años, se me ocurrió amenazarla con irme de mi casa.  Sin pronunciar palabra y  con gesto firme, llenó un saco de papas recién lavado con ropa mía, abrió la puerta de la casa y me puso de patitas en la calle. ¿Hace falta decir que casi me ahogo en lagrimas? El minuto que duró la lección me pareció una eternidad, pero la aprendí para siempre.

Lectora empedernida, siempre intentó transmitirnos ese hábito y a fe mía que lo consiguió, porque cuando no tengo lectura que llevarme a los ojos, me dedico a leer las etiquetas de los envases que andan por las estanterías del excusado.

De una inteligencia natural, lo mismo hacía un análisis de la situación política en los Balcanes que predecía el método  para dinamitar el antiguo túnel de la Laja.

Tal vez piensen, los que no la conocieron, que estoy exagerando, pero les aseguro que no estoy contando ni la mitad de la mitad. Ponía tanto amor en los detalles más cotidianos, que de lo malo hacía lo  mejor.

Si hoy estás leyendo este post se debe, en buena parte, a la educación que ella me dio. Bueno, ella y mi padre, pero esa es otra historia.

LA RECETA.-

Si a un servidor se le hubiera ocurrido hablar del producto estrella de la receta de hoy en tiempos no muy lejanos, a mas de uno se le hubiera escapado una expresión parecida a: “Joder con el millonario”, pero de unos años a esta parte, el salmón se ha “proletarizado” de tal manera, que  es más barato que algunos pescados tan emblemáticos como el cherne o la sama.

El nórdico animalejo marino ha invadido los expositores de nuestros mercados con ímpetu salvaje, gracias a  provenir ,en la mayoría de los casos, de piscifactrorías.

No siempre fue un producto escaso y caro, pues de la misma forma que en la isla de Pascua los presos protestan por la abundancia de langosta en la dieta, en Asturias se declararon en huelga los trabajadores de Duro Felguera por el exceso de salmón.

El caso es que hoy toca ensalada de salmón, fresquista, nutritiva y con el Omega 3 que se nos sale por las orejas.

Ingredientes para 4 personas:

1/2 Kg de Salmón.

4 Papas sancochadas,

4 Huevos sancochados.

2 Tomates

1 Pimiento verde.

1 Lechuga de cualquier variedad, rúcula o yerbajo similar.

Perejil.

Limón.

Sal.

Aceite de oliva.

1/2 cucharadita de aceite de sésamo.

Pimienta negra molida.

Lo primero es darle un hervor al salmón para que se quede a medio guisar. Hecho esto, se desmenuza en pedacitos del tamaño del pulgar y se rocían con el limón, sin pasarse.

A continuación troceamos el tomate, el pimiento, las papas y el huevo, en daditos de aproximadamente 2 cm, no hace falta usar el metro, lo revolvemos con el salmón, le añadimos el aceite de oliva mezclado con el aceite de sésamo, la pimienta y la sal y el perejil bien picado. Si se le da un golpito de frío le viene muy bien.

Read Full Post »

CARTA A MI BLOG

Querido Blog:

Hoy quiero darte las gracias por haberte cruzado en mi camino. Tu, como tantos otros, naciste por necesidad. Cuanta más gente va siendo silenciada por la telaraña del poder, más hermanos te van creciendo en el ciberespacio.

Tu, como el amigo fiel, estás ahí esperando sin impacientarte. Cuando te hablo a golpe de teclado, escuchas y repites sin interrumpir ni manipular el discurso. Tu, al contrario que esa pandilla de políticos prepotentes, no acusas de demagogo al que discrepa de su discurso dogmático y encorsetado. Ya  hable de mi madre o de lo cara que está la vida, lo reproduces sin prejuicios ni enmiendas. Dicen que no tienes sentimientos, pero yo vi como te cambiaba el color de la pantalla el día que te tocó aguantar mis palabras sobre la  muerte de Pepe Deus.

Tu existencia me ha permitido conocer o “ciberconocer”, tremendo palabro me acaba de salir, a gente insospechada y compartir con todo el que quiera mis inquietudes, chorradas y gustos culinarios.

Por todo eso y por más que vendrá, gracias querido blog.

La receta de hoy está inspirada den uno de esos platos que mi madre, alquimista de los fogones, se sacaba de la manga para contento de nuestros agradecidos estómagos.

Como comprobarán a lo largo de la descripción, no se trata de una lasaña, porque  no lleva pasta y tampoco se puede considerar musaka porque no lleva carne, así que en todo caso será una “Musaña” o una “Lasaka”. El caso es que se trata de un plato rico, ligero y completo.

La cosa consiste en coger los ingredientes que ser enumeran a continuación y amalgamarlos de la manera adecuada:

Las cantidades son aproximadas, dependiendo del número de comensales.

2 Berenjenas

2 Pimientos

Huevos (1 ó 2 por comensal)

2 Tomates, no muy maduros

2 Papas

2 Calabacinos

Harina… la de garbanzos le viene muy bien.

Orégano (opcional)

Aceite

Sal

Tomillo

Laurel

Ni falta hace decir que este reinvento admite cualquier vegetal que pueda hacerse rodajas, pasarlo por harina y freírlo.

Se cortan todos las los vegetales en rodajas , se pasan por harina y se fríen a fuego fuerte, pero sin que se quemen, durante unos minutos. Cuando estén doraditas se ponen a escurrir sobre papel de cocina para quitarle el sobrante de aceite.

En una bandeja vamos colocando las rodajas en distintas capas, de forma que en cada una caiga de todo. Cuando esté colocado el conjunto,añaden los huevos batidos con  el orégano el tomillo y el laurel en polvo, distribuyéndolo por encima.  Ahora solo falta ponerle el queso rallado y meter la bandeja en el horno hasta que se cuajen el huevo y se gratine.

El resto es cosa de cada quien.

Read Full Post »