Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 abril 2011

¿Quién no guarda algún recuerdo de sus años escolares? Cada uno de nosotros ha tenido  compañeros a los que recuerda por una u otra razón. En mi caso, debo agradecerle a Sergio Rodríguez que me enseñara a dibujar unos aviones primorosos, además de ayudarme a desentrañar los abstractos misterios de la geometría. Supongo, aunque no me viene a la memoria, que habrá compañeros con agradecimientos de alguna clase hacia mi persona, pero si hay alguien con motivos para agradecerle a su compañero de pupitre, es, sin duda alguna, Juan Villalonga Navarro. Este elemento, no caeré yo en recurso fácil etiquetándolo de mafioso o cualquiera de las lindezas que le dedican diversos medios de comunicación, debe estarle tremendamente agradecido a Chemita Aznar por haberle puesto en las manos una “delicatesen” en forma de compañía telefónica, para que la usara, abusara y malvendiera a su puro antojo. Eso si es un compañero de pupitre, coño. ¡¡A ver si te enteras, Sergio!! que al final, los aviones solo sirven para gastar papel.

Dejando a parte el hecho de que Aznar usara Telefónica, entre otras empresas públicas, para hacer caja y hacernos creer que había acabado con la crisis, lo del Villalonga es para mear y no echar gota. Nuestro Chemita, no nos equivoquemos, tenía más que planificado lo de las privatizar el patrimonio de todos, mucho antes de llegar a la Moncloa. De hecho, en los sitios donde sigue mangoneando el PP, Castilla y León por ejemplo, siguen interpretando fielmente su guión. Para quienes no estén al tanto de las gamberradas varias de estos pollos, perdón gaviotos, miren como están privatizando la gestión de  hospitales en Madrid, Valencia o Burgos.

Villalonga fue, por decirlo de alguna manera, el tonto útil que, andando el tiempo, se destapó como el mas listo de la clase. Tanto es así que la privatización de Telefónica le permitió retirarse a su refugio londinense, adquirido por la módica cantidad de 20 millones de euros.

Lo cierto es que a día de hoy, otro gavioto coleguilla de Chemita, amenaza con dejar sin trabajo a 6000 empleados en España. Cesar Alierta, que así se llama el pajarraco, fue el encargado de privatizar en 1996, coño que casualidad, la empresa estatal Tabacalera SA.

Lo más indignante es que no estamos hablando de propiedades particulares vendidas de un dueño a  otro. Se trata del patrimonio de todos los españoles, mantenido con el dinero de todos los españoles y acrecentado durante décadas, que un gamberro, abusando de su posición, malvendió a sus amigotes para hacer caja y pagar las copas con el dinero de todos.

Mal final tendría este post, si no fuera acompañado de la correspondiente receta, pero peor sería si no llevara aparejada la propuesta de darnos de baja en un porcentaje de usuarios equivalente al de potenciales despedidos, o sea, el 20%.

¿Ques algo utópico? Lo se, pero siguiendo el eslogan del mayo francés del 68:

¡SEAMOS RAZONABLES, PIDAMOS LO IMPOSIBLE!

LA RECETA.-

Como epílogo, quiero proponer una receta bastante sencilla. Se trata del rape alangostado que algún genio, escaso de recursos, elaboró para salir del paso y quedó como un genio para la historia de la gastronomía, pues el plato, además de vistoso, es bastante apetecible y para que comprueben la certeza de lo dicho, ahí les dejo el proceso en el recetario.

Read Full Post »

Parece que el deporte favorito de los nuevos especuladores financieros es el “rescating”. Ellos, muy caritativos todos, andan a la caza de países económicamente inestables, para rescatarlos de las garras de la miseria.

Yo no se si nos creen   tontos o es que, carentes de cualquier escrúpulo y perdida la vergüenza, les pasa como a esa banda de rumanos practicantes de la escalera humana (castellers para los catalanes), que se dedicaban a robar en las casas a plena luz del día. Al fin y al cabo no es más que otra forma de latrocinio en la que unos pocos se enriquecen a costa del común y corriente ciudadano.

Muchos pensábamos que lo de rescatar económicamente a un país, consistía en mejorar la situación de cada uno de sus ciudadanos a base de suministrar ayudas temporales o, de la misma manera que se rescata a un secuestrado, pagándole al secuestrador con la esperanza de que la policía lo trinque y lo enchirone, pero la realidad es bastante menos lógica e infinitamente más macabra.

Para que un país tenga necesidad de ser rescatado hacen falta al menos dos elementos, a saber:

En primer lugar un grupo de especuladores dispuestos a enriquecerse a costa de humildes contribuyentes y para completar el dúo, una de esas agencias de calificación crediticia estilo Moody’s o Standard & Poor’s entre cuyos errores más sonados se encuentran mantener la calificación de ENRON* en grado de inversión hasta 4 días antes de la quiebra o calificar con la máxima puntuación (AAA) a Lehman Brothers y sus emisiones de bonos basura. Si además de eso, el país evaluado, cuenta con un Mariano de turno que vaya sembrando la duda sobre su propia nación, con el único fin de agarrar el poder a cualquier precio, ya tenemos el reparto adecuado para una película de terror en la que las víctimas serán los ciudadanos de a pie del estado en cuestión.

Se hecha de menos en todo este fregado, la voluntad de los gobiernos para hacer un frente común que ahogue cualquier intento de especulación y ponga en su sitio a estas “agencias” de calificación que les ayudan con sus informes agoreros, confusos y partidistas.

Cuando se habla del rescate económico de un país, de lo que en realidad se está hablando es del rescate de las entidades financieras privadas, hablando en plata, los bancos. Ni si quiera se trata de rescatar a la banca estatal, la cosa consiste en salvar a los banqueros de sus propios errores, pero con el dinero de todos los contribuyentes. Los banqueros seguirán viviendo en sus jaulas doradas, comiendo en sus pesebres opíparamente abastecidos y viajando en sus limusinas blindadas. Ellos no sentirán en sus carteras de cuero inglés el coste del rescate económico, porque para eso, como hábiles zapateros, coño que coincidencia, los gobernantes de turno se encargarán de abrir nuevos agujeros en nuestros taladrados cinturones.

Más que saber a quién van a rescatar, lo importante es saber quienes se van a enriquecer con la maniobra, porque quienes va a pagar está meridianamente claro, nosotros los del entresuelo, el sustrato asalariado que servirá como abono.

Teniendo en cuenta lo dicho, si por casualidad sospechas que alguien va a pedir el rescate económico de España, procura estar lo más cerca posible de la banca o borrarte como ciudadano de a pié, porque si no es así, seguro que te toca pagar una parte del desastre organizado por el González o el Botín de turno.

* El caso Enron fue uno de los mayores escándalos financieros de la historia, en el que varios altos ejecutivos de la séptima empresa más importante de los Estados Unidos se embolsaron más de mil millones de dólares mientras sus accionistas y empleados lo perdían todo.

¿Se acuerdan de aquellos que se gastaron 500.000 euros en una cena para celebrar la estafa?

LA RECETA.- Nos guste o no, los cimientos de la gastronomía europea tradicional los pusieron los cocineros franceses de los siglos XVIII y XIX, pero curiosamente, a pesar de ser los autores de recetas espléndidas, son escasas las que llevan sus nombres. La mayoría han pasado a la historia con el nombre del señor que los contrataba. Para muestra algunos botones como la crema Chaintilly, que a pesar de ser inventada por el mayordomo de mesa Vatel, ha pasado a la historia con el nombre de su señor el príncipe Chaintilly. Otro tanto pasó con el Mariscal Mirepoix, que pasa por ser el inventor de la salsa del mismo nombre… mentiiira, fue el cocinero, o el Mariscal Richelieu que ha pasado a la historia como el inventor de unos filetes de pescado empanado.

De los fogones de uno de estos mariscales, Villeroy, procede el plato que quiero compartir contigo en esta ocasión. Se trata de las Pechugas Villeroy cuya descripción encontrarás al principio del recetario.


Read Full Post »

Son muchas las voces que, últimamente, se alzan para declararse hastiados de la clase política española, que es una forma fina de declarar hasta donde estamos… elija la parte a su gusto, de esta pandilla de embaucadores, vendedores de humo, encantadores de serpientes y demás fauna partitocrática. Ellos, protegidos por el caparazón de sus respectivos partidos, se sienten a salvo de cualquier contingencia.

La imperfección de la ley electoral está en el origen del problema. Cualquier badulaque, escudado en blindaje de una lista cerrada, se siente autorizado para disponer sobre vida y haciendas, como si de un señor feudal se tratara. Ya no se esconden; mienten más que hablan y, sin encomendarse a los dioses, intentan darnos lecciones sobre lo que se debe o no se debe hacer con el dinero que aportamos religiosamente a las arcas del estado.

Viajan, comen, beben y duermen con muestro dinero y encima  debemos  soportar que nos hablen de la contención del gasto público.

Tenemos que aguantar que el cantamañanas de turno, llámese por ejemplo Ramón Luís Valcarcel, nos diga que debemos pagar una parte de la atención sanitaria… ¿Otra vuelta, cristiano? ¿Como vamos a pagar por algo que ya hemos pagado vía impuestos? Por cierto, que este sujeto es el que anda pidiendo agua para la agricultura murciana, porque la necesita para las plantaciones de cesped que tiene en unos campos de golf

Podría poner cientos de ejemplos, privatización parcial de AENA incluida, pero no es el caso. Lo que nos preocupa es la ceremonia de la confusión a que nos tienen sometidos. Los políticos han perdido toda la credibilidad y se han puesto a la altura de cualquier buscador de fortuna, con perdón para los buscadores de fortuna por la c0mparación.

Es necesario que los ciudadanos de a pié, nosotros,  salgamos a la calle a reivindicar una clase política con otros modos, menos interesada en satisfacer sus ansias personales de poder o de aumentar su patrimonio. Ganan mucho y trabajan lo justo. Ya no cuela ese cuento de que se sacrifican por el bien común; a las pruebas me remito. Lo que hacen, lo hacen para satisfacer su ego unos, para figurar los otros y para medrar la mayoría. ¿Que no es así?. Por supuesto que lo es. Los he visto escalar a mi lado y llegar, como dijera Groucho Marx, partiendo de la nada a alcanzar las mas altas cotas de la miseria. Eso si, con los riñones bien cubiertos por una gruesa capa de grasa monetaria.

Me dirán que los hay honestos, pero son tan pocos y guardan un silencio tan cómplice que si no son culpables por acción lo son son por omisión, Julio Anguita dixit, que es lo mismo. Todos en un cesto. se salvan tan pocos que a lo mejor se necesita un “borrón y cuenta nueva”. Que lejos quedan los tiempos, solo han pasado 33 años, en que unos políticos honestos y comprometidos, fueron capaces de aparcar las diferencias para ayudar a parir una nueva España. Claro que los había corruptos e interesados en esa etapa, pero eran la excepción, mientras que ahora son la regla.

Desde el que tiene un primo meteorólogo que niega el cambio climático, al que se hizo experto en medio ambiente contemplando el geranio de la ventana, pasando por el que se hizo experto en I+D contando los “píxeles” del monitor recién estrenado, una legión de ellos se han convertido en sabelotodo de la noche a la mañana o, como diría mi vecino, en “enterados de la caja del agua”.

España ha progresado en muchos aspectos y somos campeones del  mundo en casi todo, pero lo  malo es que también estamos opositando seriamente a serlo en corrupción política, llegand0 en algunos casos hasta el parlamento europeo.

A los políticos, como a la mujer de Cesar, no solo se les debe exigir que sean honrados, sino que además lo parezcan, pero a veces, ni lo son ni lo parecen. Se han convertido en unos seres descuidados, sin escrúpulos  y por ello se han hecho merecedores de nuestro repudio.

El mejor, ni chapado en oro de 24

Como complemento al post, les dejo una receta de atún al horno para esos días en que nuestro pescadero tiene alguna pieza lo suficientemente grande para aprovechar la ventrecha o ventresca, que dicen los “repumpulidos”.

¡Ojo al recetario!

Read Full Post »